Y que sepas entenderlo…

Me das la distancia que necesitas
y yo te doy esa mentira.
 

Me das el silencio que me pides
y yo te doy esa mentira.
 

Me das el frío que me incendia
y yo te doy esa mentira.
 

Me das la coherencia de mi locura
y yo te doy esa mentira.
 

Me das la fidelidad de ser tu amante
y yo te doy esa mentira.
 

Me das tu lado de la cama al acostarte
y yo te doy esa mentira.
 

Me das el amor eterno cuando lo terminas
y yo te doy esa mentira.
 

Me das tu olvido de mis memorias
y yo te doy esa mentira.


Me das un fraude por tu vida
y yo te doy esa mentira.
 

Me das tus gracias por mi entender
y yo te doy esa mentira.

4 comentarios:

  1. Esa mentira es tan necesaria como para que aparezca una y otra vez ?
    Bonitos relatos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Te deseo felices fiestas y año nuevo, en unión de tu seres queridos.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas. Me ha encantado la entrada, y el blog también. ¡Sigue así! Tienes una seguidora más :) Un bezaso; Lena.♥

    ResponderEliminar